La Experiencia del ALC

MI EXPERICIENCIA EN TRINIDAD

Desde que me gradúe como diseñadora tenia deseos de mejorar mi nivel de ingles pero no le habia dedicado el tiempo necesario, siempre pensaba en la posiblidad de estudiar en Estados Unidos o en el Reino Unido y terminaba declinando mi idea al darme cuenta del costo que esto implicaba; hasta que lo deje de ver como una elección dándome cuenta que era una necesidad la cual no podía aplazar mas tiempo. En mi búsqueda de posibilidades y gracias a una amiga encontré la oportunidad de estudiar en el Austin Learning Centre en Trinidad y Tobago , después de averiguar los costos y el nivel de vida, decidí viajar y tomar 3 niveles de ingles en el instituto, estar allí es la mejor experiencia que he tenido, todo el tiempo desde que salía de mi sitio de estadía hasta que regresaba estaba practicando ingles, en el Austin teníamos desde clase gramatical, hasta actividades lúdicas que hicieron muy dinámico mi aprendizaje. Conocí gente maravillosa proveniente de diferentes países del mundo, tengo recuerdos inolvidables, pero lo mas importante, hoy se que cumplí mi objetivo, tengo la oportunidad de hablar con clientes en el mundo entero para hacer exportaciones desde la compañía en la que estoy trabajando actualmente, con una conversación fluida en mi segunda lengua, INGLES.

Esta es mi experiencia quería compartirla por que nunca la olvidare y siempre recomendare este destino a todas las personas, como un sitio maravilloso donde me sentí como en mi propia casa, donde la gente es amable, las calles son tranquilas, se respira el mejor aire, en resumen donde solo hay tiempo para sonreír.

Catalina Rincón – Diseñadora Industrial – Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá- Colombia)

 

 

Bajo mi punto de vista el Instituto tiene un muy bien nivel académico, ya que por el tiempo que he estado en Trinidad he podido comparar el nivel que los alumnos adquieron en diferentes institutos del país y el Austin Learning Centre el cual se diferencia de los demás por la calidad de los profesores, la atención que estos dedican a cada uno de los estudiantes y el muy bien nivel que obtienen los estudiantes al terminar el curso.

Federico E. García, 25 años – Buenos Aires

———-

 

Hola, soy una abogada de 25 años quien comenzó hace 6 meses en éste instituto y hoy te contaré de él.

El Austin Learning Centre te permitirá en poco tiempo conocer a otros alumnos quienes vienen de diversos lugares y con diferentes ocupaciones, por ejemplo, he tenido la oportunidad de conocer a una niña trinitaria que ha participado en competencias de canto en diferentes países y es tan sencilla como la esposa de uno de los Embajadores Latinos , y para todas éste es un increible lugar, en donde podrás aprender muy bien inglés (y lo digo con sinceridad) al tiempo que compartes hermosas experiencias dentro del salón de clases.

En los dos años que he vivido en Trinidad he estudiado en diferentes institutos y si realmente debo recomendar alguno asegurando que quien sea que comience saldrá hablando ‘perfecto’ inglés….

Fabrila Ghautta, 25 años – Ciudad Bolivar, Venezuela

Para hablar del centro de enseñaza Austin en Trinidad necesitará mucho tiempo (hay mucho que decir) pero debo ser breve y por éso hablaré de las características que fueron importantes en mi decisión al seleccionar al Austin Learning Centre:

– Atención personalizda

– Excelentes métodos didácticos, sencillos además, que de manera progresiva permiten que el participant internalice el inglés como segunda lengua

– El ambiente del Instituto es cálido pero formal a la vez, lo cual facilita el aprendizaje.

Trinidad es segura, confiable y muy limpia. La gente es cáliente y receptiva. Acostumbrada a la incursión de hispanohablantes, pareciera que todos estan involucrados con su aprendizaje del inglés.

Quedo muy agradecida del Austin Learning Centre y quedo enamorada de Trinidad y su gente.

Lucrecia, 48 años, Secretaria Ejecutiva – Venezuela

——

Mis Profundos Agradecimientos!

Por muchas cosas estoy feliz! Una, porque tuvimos la suerte de encontralos. Me parecen y los siento maravillosos! Otra, porque mi hijo aprendió mucho con ustedes. Son extraordinarios y maravillosos profesores! Siempre estaremos recordándolos.

Espero que algún día tenga la oportunidad de retribuirle, en parte, todo lo que han hecho por mi hijo. Les deseo a ustedes la mejor suerte del mundo.

Familia Galindo Arenas, Maturin – Venezuela